Contáctanos en hola@casaonce.mx

Pequeños cambios que hacen la diferencia

Pequeños cambios que hacen la diferencia
21 agosto, 2017 admin

Por: Cristina Escofet

Como ya vimos, lo ideal es pensar e integrar el diseño iluminación en las primeras etapas del proyecto de construcción. Sin embargo, es muy común que se deje para el final o, en el peor de los casos, que nunca se considere. Existen también otros casos donde no existe la opción de realizar ningún cambio, como por ejemplo, si vivimos en una casa rentada o que diseñó alguien más. Pero no te preocupes, cualquiera que sea el caso, existen cambios sencillos que puedes realizar y que harán una gran diferencia!
Dirige la luz a donde se necesita. Este cambio tan sencillo puede hacer maravillas. Observa la iluminación del cuarto y concéntrate sobre todo en las luminarias de techo, ¿qué están iluminando?, ¿cuál es su propósito? Por ejemplo, si están cerca de un sillón ¿están acentuando los cojines o más bien iluminan las cabezas de quienes se sienten en el sillón? Si se encuentran cerca de un cuadro, ¿lo están iluminando o están apuntando hacia el piso? Realiza este ejercicio en cada cuarto de tu casa y ajusta la dirección de las luminarias hacia donde se requiere ¡Notarás un cambio inmediato!

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: John Cullen Lighting

Escoge la temperatura de color adecuada. Toda fuente de iluminación, ya sea natural o artificial, tiene una dominante de color que tiende hacia el rojo (pasando por el amarillo y el naranja), o hacia el azul (pasando por el blanco). Imagina un día nublado y gris, cómo es
la luz, qué color tiene y qué sensación te da. Ahora imagina un atardecer, qué color tiene la luz y qué sensaciones te provoca. ¿Qué tipo de luz escogerías para trabajar y qué tipo para armonizar una cena en tu casa? Si eres como yo, escogerías la luz del atardecer, que es una luz más cálida, para tu casa. Cambia los focos dependiendo de lo que te haga sentir a gusto; por ejemplo, tu lámpara de escritorio puede tener un foco de 3000K (luz fría) para ayudarte a activarte y concentrarte mientras trabajas. Pero probablemente la lámpara de piso tenga un foco de luz cálida (2400K-2700K) para sentarte a leer y relajarte.

 

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: John Cullen Lighting

Cambia los apagadores por dimmers. No hay nada más incómodo que querer ver la tele o tratar de relajarse con un foco brillante en frente. Mientras que un apagador sólo ofrece dos opciones, prender la luz o apagar la luz; un dimmer te permitirá regular el nivel de luz dependiendo de la actividad y el ambiente que quieras crear.

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: John Cullen Lighting

Usa la luz como accesorio de decoración. No te limites a pensar que la iluminación solo viene de arriba abajo, escoge lámparas decorativas que te gusten ya sea por el diseño o por el tipo de luz que ofrecen y crea rincones de luz. Las lámparas de mesa, de piso, suspendidas y los candelabros son en sí un elemento decorativo que pueden cambiar totalmente el aspecto de un cuarto.

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: Light IQ

Foto vía: Rachel Winham via James Balston

Integra iluminación a los muebles. Esto puede ser desde poner una pequeña lámpara en un librero hasta integrar iluminación en las repisas; la iluminación de mobiliario es un detalle que siempre sorprende.

Foto vía: John Cullen Lighting

Foto vía: The Nomad Hotel

Foto vía: Hative

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*